Esta disciplina hindú, es considerada una de las prácticas más ancestrales con más de tres mil años de antigüedad. Aunque todo el mundo conoce sus principales virtudes, como la mejora de la flexibilidad, el tono muscular y la mejora del estado de ánimo existen poderosas razones para la práctica de esta disciplina; 1. Aumenta la salud física, 2. Aumenta la energía, 3. Equilibrio mental, 4. Poderosa ayuda para el crecimiento personal, 5. Consigue una vida plena, 6. Mejora las relaciones sociales, 7. Enfrenta los problemas con actitud, 8. Complemento perfecto a tu entrenamiento, 9. Fácil de practicar, 10. Liberación.